Estás en: La Ciudad
TURISMO RURAL

ENTREVISTA A CLAUDIA Y CRISTIAN LARRAÑAGA
- Hablamos con la gente de "La Magda"...

 

TRANQUERAS QUE SE ABREN: EL AUGE DEL TURISMO RURAL
Actualmente existen cuatro estancias dedicadas al agroturismo en Olavarría, que comienza a ser incluida en los paquetes turísticos, en una actividad que crece día a día.

Por Martín Cavalleto

Naturaleza, tranquilidad, aire puro, gastronomía, trekking, cabalgatas, artesanías, labores típicas del campo junto a la cordialidad de su gente; el turismo rural cobra cada día mas auge en Olavarria a partir del desarrollo reciente de actividades coordinadas entre las cuatro estancias de nuestro partido, la Secretaria de Turismo de la Municipalidad, agencias de turismo y los profesionales del área, muchos de ellos formados localmente, que permiten posicionar a Olavarria como un atractivo destino para los habitantes de las grandes urbes.

Las cuatro estancias dedicadas exclusivamente al turismo rural son: ”La Isolina”, ”El Arrejon”, ”Sumain” y ”La Magda”. ”La Isolina”, fue la primera en fomentar la explotación de esta área a partir de 1996 y es la mas antigua de las estancias dedicadas a la actividad. Fundada en 1864 y adquirida durante la conquista al desierto por el coronel Rivas y Ponelo presenta un casco de dos plantas construido en 1920 a orillas del arroyo Tapalqué. La propiedad se la vendió al bisabuelo de Jorge Louge, actual dueño de la estancia.

A esta estancia, le siguió en el año 2000 ”Sumain”, la cuál decidió promover el agroturismo a partir de mostrar e inclusive hacer participe a los turistas de las distintas actividades agrícolo-ganaderas que forman parte de un día de campo.

En el mismo año el establecimiento rural ”El Arrejon”, ubicado a 16 kilómetros de la ciudad, comenzó a dedicarse a la actividad, centrada en una primera instancia en el trabajo "con los estudiantes, grupos de colegios, y luego con los jubilados" como lo afirmó Maria Iriarte de Aramburu, propietaria de la estancia, al referirse a la modalidad de turismo educativo. A partir del 2001, su pagina Web le permite darse a conocer a los turistas de Capital Federal así como de países europeos y del norte de América.

Finalmente en agosto del 2002 la estancia ”La Magda” a través de sus dueños, Cristian y Claudia Larrañaga decide complementar su actividad agrícolo-ganadera con la practica del turismo rural al participar de un seminario dedicado exclusivamente a esta modalidad turística, organizado por la Secretaria de Turismo de la Municipalidad de Olavarría.

Este seminario permitió por primera vez nuclear a las cuatro estancias dedicadas al turismo de estancia, así como a la secretaria de turismo, el INTA y los profesionales del área. "Veinte personas hicieron el curso y surgió la idea de una comisión para fomentar el Turismo rural (...) lo que planteábamos es trabajar en conjunto para conseguir mejores precios, en cuanto a compras de lo que fuere en el momento de recibir gente y para publicidad y promoción para Olavarría como un todo, no en forma individual sino como conjunto", expreso Josefina Magnaterra Licenciada en turismo y profesora de la carrera terciaria de Tecnicatura en Turismo de nuestra ciudad.

En la misma dirección, la secretaria de turismo de la Municipalidad Graciela Rosetti valorizó el seminario al resaltar la interacción entre los distintos actores relacionados a la temática del turismo rural que permitió compartir experiencias y problemáticas, así como posibilitar una mayor variedad en la oferta turística.

A partir de ese momento, los diferentes actores acordaron reunirse cada veinte días en los lugares potenciales para la práctica del turismo rural, en la que cada reunión permita compartir opiniones a fin de establecer las ventajas y desventajas de la estancia en cuestión , así como las actividades que se pueden explotar en estos establecimientos rurales. "Que el turista extranjero o el nacional pueda tener una recorrida por varios establecimientos con varias características, en un mismo tiempo es muy positivo. Ofrece a Olavarria desde otra mirada" destacó Claudio Larrañaga propietario del establecimiento La Magda.

Paralelamente, a mediados del 2002 los cuatro establecimientos dedicados al turismo rural, se integraron a una asociación que nuclea a establecimientos rurales de todo el país llamada Ratur que permitió jerarquizar a nuestras estancias y formar parte de los paquetes promovidos por las agencias turísticas nacionales.

Durante el festejo de semana santa del 2003, las cuatro estancias coordinadas con la Secretaria de Turismo de la municipalidad consensuaron un cronograma de actividades que permitieron promocionar como un paquete turístico al turismo rural en diferentes plazas a nivel nacional.

En junio, profesionales del posgrado de turismo rural de la universidad de Buenos aires, realizaron un diagnostico de la situación del turismo rural en nuestra ciudad, así como plantearon a las distintas agencias de turismo la posibilidad de vender en el exterior las diversas actividades que se pueden realizar en las estancias locales.

En la actualidad, los propietarios de “La Isolina” confirman que reciben turistas todos los domingos, y que a su vez están desarrollando un emprendimiento con la estancia “Sumain”, con el fin de realizar un "Corredor de Estancias" - circuitos turísticos entre estancias según sus atractivos-, lo cuál "implica que el turista que viene por ejemplo de Buenos Aires vaya a Dolores, luego a Tandil, después acá y finalmente Sumain, es decir que el turista se hospeda tres días en Isolina y tres en Sumain", aclara Jorge Louge.

El crecimiento del agroturismo en nuestra ciudad ha despertado el interés de otros propietarios de estancias no dedicados a la faceta turística que permitirían en un futuro ampliar la oferta de la actividad. "A las reuniones vinieron algunos propietarios de cascos que todavía no se están dedicando pero que les interesaría dedicarse de Olavarría y de la región, como la estancia San Antonio y un establecimiento de Laprida, lo cual permite tener en cuenta una mayor variedad de prestaciones" destaco la secretaria de turismo, Graciela Rosetti.


10 días en el campo

Por Sergio Di Pino

Es una propuesta para las vacaciones de invierno en la que participan los cuatro establecimientos rurales dedicados a la actividad en Olavarría, coordinada por la Secretaria de Turismo local.

La secretaria de Turismo de la municipalidad de Olavarría desarrolla durante las vacaciones de invierno un programa de actividades denominado "Diez días en el campo" tendiente a integrar en un paquete turístico las diferentes actividades que pueden realizarse en las cuatro estancias de nuestra ciudad.

"Nuestra intención es dar un enfoque distinto y hacer una oferta combinada de turismo rural" afirmó Graciela Rosetti, secretaria de turismo de la municipalidad de Olavarria, al referirse a la propuesta lanzada en la secretaria de turismo de la provincia de Bs As para las vacaciones invernales.

El programa incluye alojamiento y pensión completa en las estancias, cabalgatas, pesca, avistaje de aves, circuitos turísticos urbanos y serranos y diferentes actividades a elección de los turistas desde una base de $1000 por persona.

"Tenemos diversidad, la marca de Olavarria tendrá que ser la diversidad en los paisajes y actividades" enfatizó la secretaria de turismo local de cara a fortalecer el posicionamiento de nuestra ciudad en el mercado de los centros turísticos" emisivos" del país y del mundo.

Caballo que no Galopa...

Por Sergio Di Pino

Paseo por ambientes naturales, esparcimiento, libertad, conocimiento en nuestras raíces gauchescas; todas estas actividades giran alrededor del caballo.

Las actividades ecuestres son sin duda uno de los principales atractivos del turismo rural de nuestra ciudad al punto de constituirse como uno de los ejes claves para la programación de un día de campo. Cabalgatas y circuitos de aventura y clases de monta con diferentes niveles de dificultad, exposición y ventas de aperos, demostraciones y clases de artesanías criollas, explicaciones de las distintas etapas de cría, doma y uso de equipos permiten pensar en una modalidad exclusiva de turismo ecuestre.

"El caballo es un animal que se cuida mucho, atrae mucho a los extranjeros así como los de Buenos Aires le gusta mucho, es algo que no se hace todos los días", explica Maria Iriarte de Aramburu, propietaria de la estancia ”El Arrejon” al mostrar el desafío que representa para muchos turistas aprender y ejercitar una actividad ajena a sus practicas habituales.

Estudios de marketing turístico afirman que las actividades relacionadas con la cría y el uso del caballo son múltiples y variadas, lo cual fortalece la cartera de servicios de los establecimientos rurales dedicados a la modalidad ecuestre. En esta dirección, el establecimiento “La Magda” asigna un papel central al caballo mediante una destacada promoción de las cabalgatas por el mítico "molino viejo" como una de sus mayores atracciones. "El caballo es algo muy importante ya que uno puede disfrutar y ver la cosa diferente arriba del caballo" nos comenta su dueño Cristina Larrañaga no solo para hacer referencia al goce de muchos turistas por esta practica sino como la expresión de su propia pasión por el andar a caballo.

En estos tiempos en los que las sociedades actuales parecen no otorgarle un papel muy destacado a los caballos, el turismo rural les prevé muchas y variadas actividades, por lo menos mientras galopen.